15 de febrero de 2012

La estatua de Quevedo en su glorieta

Estatua de Quevedo. Foto del autor del blog tomada un día de niebla invernal.



Cuando Alfonso XIII cumple su mayoría de edad-1902- y pasa a ser rey de España, después del periodo de regencia de su madre María Cristina, el Ayuntamiento de Madrid que entonces preside Alberto Aguilera - como veis Alberto es un nombre repetido en la alcaldía de la villa y corte- encarga a una serie de artistas que realicen estatuas de homenaje a favor de personajes muy significados de la historia de España y conectados todos ellos con la capital madrileña.

Los personajes elegidos para formar parte de esa nómina ilustre son Agustín Argüelles, Bravo Murillo, el marqués de Salamanca, Francisco de Goya, Francisco de Quevedo, Lope de Vega, los sainetistas Fernández de Moratín y Ramón de la Cruz y el arquitecto Ventura Rodríguez. Los sainetistas y el arquitecto quedan descolgados al final y tendrán que esperar mejores tiempos. Cada estatua se presupuesta en 35.000 pesetas de la época. El único escultor que no cumple con el presupuesto y que se descuelga con una factura de 65.000 leandras es el tortosino, de  Tortosa, Tarragona, Agustín Querol al que le había sido encargada la correspondiente a Quevedo.

Además la estatua se hace de rogar. Querol se ha empeñado en colocar al insigne y popular vate sobre una peana de tamaño ciertamente colosal. La cosa es que el protocolo exige levantar la estatua sea como sea y al autor se le ocurre colocar una réplica en yeso provisionalmente en la fecha prevista del 5 de Junio. La estatua definitiva no se erige hasta finales de Octubre y además con cierta merma material sobre el proyecto inicial ya que no incluye cuatro bajorrelieves de bronce con títulos de obras de Quevedo previstos para ser situados en el historiado pedestal.

El primer emplazamiento de la obra no viene a la plaza dedicada al escritor del siglo de oro. En esos momentos en la glorieta de Quevedo tiene asiento el monumento al 2 de Mayo de Aniceto Marinas. No era cosa de desvestir a un santo para vestir a otro debieron de pensar las autoridades por lo que se decidió colocar a Quevedo en la cercana glorieta de Alonso Martínez. En 1963 se enderezó la lógica del emplazamiento por exigencias del creciente tráfico rodado de Madrid y fue entonces que nos colocaron a Quevedo en su propio domicilio acabando así con sesenta años de inquilinato en casa ajena.

Y esa es la historia del monumento a Quevedo que podemos saludar día tras día solo con pasar por la glorieta del mismo nombre.

Si quieren mas detalles acudan a la fuente documental sobre monumentos de Madrid de nuestro ayuntamiento. Por cierto: uno de los mejores productos culturales en la red de nuestra ciudad. Aunque si se fijan en el caso de la ficha dedicada a Quevedo cometen un error tonto, sospecho que mecanográfico que decíamos antigüamente. Hablan de Alfonso XII en vez del XIII.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...