27 de enero de 2017

Artistas y escritores latinoamericanos en Madrid. A propósito de la apertura de la sala de exposiciones Cesta República

Exposición "El amate y Los colores de México" 



Madrid ha sido, fundamentalmente a partir de principios del siglo XX, un polo de atracción para todo tipo de personalidades de la literatura y el arte americanos. Por nuestra ciudad han viajado y han vivido talentos como Rubén Darío, Pablo Neruda, Juan Carlos Onetti o Mario Benedetti por citar a unos pocos de ellos. Pero también músicos de la talla del venezolano Reynaldo Hahn o en otra onda un Carlos Acuña, Alberto Córtez  o en la actualidad personalidades como Drexler o los innumerables rockeros argentinos de nuestra ciudad que son legión. Y artistas plásticos como Guayasamín, Wifredo Lam o en la actualidad Alexander Apóstol y otros muchos que mantienen sus talleres en nuestra capital y desarrollan su trabajo en el continente europeo.

Imposible cerrar una nómina ni siquiera aproximada de todas las personas que forman parte de esas corrientes de vitalidad que nos llegan de Latinoamérica y que no cesan de llegar invitadas por el buen clima cultural madrileño. Por nuestra escena, nuestro teatro, la industria editorial, el mundo del diseño y la comunicación. Además, incentivadas seguramente por la creciente colonia de latinos que viven y trabajan en la ciudad. Es como si Madrid fuese al tiempo un poco Buenos Aires, Bogotá o Caracas.

Fruto de esos movimientos tan vivos se instalan en Madrid jóvenes artistas, pero también profesionales de larga trayectoria en los campos de la arquitectura, el diseño o el arte. Un grupo de ellos, en este caso venezolanos, acaban de abrir un espacio expositivo y centro de intercambio cultural que se llama Cesta República. Un nombre que incluye un guiño político fácil de adivinar y una vocación hacía la difusión de artesanías populares latinoamericanas poco conocidas o valoradas en nuestro país.

Exposiciones temporales como las que ahora alberga el espacio dedicada al amate y los colores de México de los artistas del grupo (A) Colectivo. El papel amate es una lámina procedente de la maceración de cortezas de plantas y árboles como el ficus o del agave.

O conferencias como la que ayer impartió la estudiosa de la gastronomía maya y guatemalteca Mirciny Moliviatis.

Coloquio con  Mirciny Moliviatis sobre gastronomía maya



Decir, por último, que la galería Cesta República se encuentra en el privilegiado pasaje peatonal de la calle Válgame Dios, en Chueca, entre Barquillo y la propia plaza del barrio de moda de Madrid.

8 de enero de 2017

De MOLAVIDE A HOLAVIDE


Esta mañanita, con ese sol de enero tan espectacular que promete tanto y que te alivia del frio se celebró el I Mercado HOLA!VIDE.

Con éxito de público y buen ambiente.

Un grupo de comerciantes y pequeños empresarios del barrio se han agrupado de manera informal para presentar sus productos y servicios en medio de la plaza rescatando la memoria del viejo mercado que hasta 1974 ocupaba el espacio central de la plaza.

No es la primera vez que grupos de comerciantes toman esa iniciativa. En Junio de 2012, hace cuatro años y medio lo que para la vida de un barrio no es nada pero para el comercio toda una era, otro grupo diferente, creo que ninguno de sus miembros participa en el nuevo emprendimiento, promovió otra jornada de mercado abierto a la que titularon MOLAVIDE. 


Aquello fue un intento fallido de recuperar el aliento comercial del barrio en medio de la crisis. Esto parece querer ser un intento de revalorizar el comercio y los servicios de proximidad ante unos públicos más jóvenes.

El barrio, el entorno se han rejuvenecido. Mucha más juventud que hace unos años. Con unos hábitos de consumo más sofisticados y ecológicos. Con mayor presencia de vecinos extranjeros. Franceses, como los que ahora ocupan nuestras calles gracias a la presencia de un gigante empresarial de esa nacionalidad como HAVAS, instalados en los últimos meses en el barrio, justo en el edificio de Eloy Gonzalo 10. Italianos, no se si saben ustedes que es la colonia más numerosa de extranjeros de Chamberí, gracias posiblemente a la proximidad del complejo del Liceo Italiano de Rios Rosas. Americanos del norte, si señores, son multitud los chicos y chicas estadounidenses que viven en el barrio. Holandeses, británicos antiBrexit, orientales. Hoy Chamberí se ha convertido con permiso de Lavapiés en el barrio más cosmopolita del viejo Madrid.



Esperemos que la iniciativa fructifique. De momento hoy ha salido bien el experimento.

6 de diciembre de 2016

Diciembre del 76 en la plaza de Olavide.

Foto de Arturo Larena que al igual que las que siguen más abajo fue publicada en el Diario YA de diciembre de 1976. Le damos las gracias por la autorización personal que nos ha dado para reproducirlas en este medio


Para el diciembre del 76 todavía quedaban dos años justos antes de tener la Constitución que hoy celebramos. No era Madrid un espacio amable ni de convivencia ciudadana ejemplar. Se estaba gestando un cambio de régimen y las sectores continuistas del franquismo no  daban tregua en la calle aquellos que se manifestaban a favor de las libertades y de la democracia. 

El movimiento ciudadano, muy fuerte desde los últimos años en las barriadas de trabajadores, también iniciaba su desarrollo en los distritos centrales y burgueses de Madrid. Hacia dos años que se había demolido el mercado de Olavide y la huella terrible de ese atentado urbano todavía estaba en carne viva. Apenas avanzaba la obra que permitiría recuperar la plaza para la normalidad urbana y Olavide parecía una zona de guerra en la que los peatones se trasladaban de un lugar o otro por pasarelas y zanjas.Un horror cotidiano.

En estas que un grupo de vecinos decide movilizarse y convoca una manifestación para el sábado 18 de Diciembre. Un periodista gráfico Arturo Larena está presente en la manifestación. Veterano fotoperiodista retirado hoy, Arturo Larena Gómez vivió en primera persona el final de la dictadura y la transición a la democracia, hechos que retrató con su Nikon y una mirada siempre curiosa para el desaparecido diario Ya, en el que desarrolló la mayor parte de su actividad profesional de toda una vida dedicada al periodismo en medios como la agencia Logos o Pyresa, entre otros. Hoy ha recuperado aquellos originales y nos ha dado permiso para reproducirlos en este blog.








No fueron los únicos testimonios escritos que nos quedan de aquella manifestación. Diario 16, un periódico de reciente aparición, también estuvo presente en la mani y nos dejó una crónica que me permito reproducir a continuación. En este caso con peor técnica al tratarse de copias captadas en la web. El reportaje fotográfico lo firma Tiedra, veterano fotoperiodista que ha trabajado en infinidad de redacciones y la crónica escrita va sin firma.





Vistas las cosas desde nuestra época parecería como si aquellas manifestaciones formasen parte de la cotidianeidad. Ni mucho menos. Ir a una manifestación seguía significando posibilidades de detención policial o de represalias de la extrema derecha muy activa en esa época. Hubo en Madrid en aquellos meses de la transición más de diez muertos por acción policial o de bandas fascistas en las calles. Solo recordar que poco más de  un mes después de esta manifestación se produciría el criminal atentado contra los abogados de Atocha. Pero esa es otra historia

Hoy celebramos la constitución pero muchos de nuestros conciudadanos ignoran el precio que tuvo. 

POSDATA

Con posterioridad a la edición de esta nota Arturo Larena ha publicado dos nuevas fotos que paso a reproducir:

Fotos de Arturo Larena. Posiblemente de 1975. Todavía no se ha iniciado la obra de construcción del aparcamient subterraneo. La plaza se está utilizando como un solar en el que aparcan los coches.

 Por último nos piden desde la Asociación de Vecinos de Chamberí, El Organillo, que si alguna persona de las que aparecen en las fotos de este reportaje se quiere poner en contacto con ellos lo agradecerían. Están preparando su cuarenta aniversario. La convocatoria de esta manifestacion debió de ser su tarjeta de presentación en sociedad.  Pueden mandarme a mi la información para ponerles en contacto.

7 de mayo de 2016

La plaza de Olavide decorada para el Dia Mundial del Síndrome 5 P


Hoy es el Día Mundial del Síndrome 5 P y las familias madrileñas de los afectados han decidido abrir una ventana a la sociedad para dar a conocer a los ciudadanos esta dura enfermedad que afecta a uno de cada cincuenta mil nacimientos que se producen en nuestro país. Se calcula que en España tenemos entre 500 y 700 afectados. Es una de las enfermedades que denominamos como raras por afectar cada una de ellas a colectivos relativamente pequeños pero que en su conjunto agrupan a casi tres millones de españoles.



El síndrome 5 P es conocido más popularmente como el "maullido de gato" por el llanto muy agudo que los niños afectados presentan, característica esta que suele ser la base del primer diagnóstico.

La sede madrileña de las asociaciones y fundaciones dedicadas al síndrome se encuentra en la calle Cardenal Cisneros. Por ese motivo han decidido presentarse en nuestra plaza para dar a conocer su problemática, sus demandas y necesidades. Para llamar la atención se han provisto de materiales decorativos y ni cortos ni perezosos han vestido los bancos y el mobiliario urbano de nuestro plaza.



Tienen un slogan muy afortunado

"NUNCA DES POR HECHO QUE NO PUEDEN"

Con eso indican su voluntad de lucha para mejorar la calidad de vida de los pacientes de la enfermedad, para apoyar y sostener los esfuerzos investigadores y clínicos y para ayudar a las familias.

El teléfono en Madrid de la Fundación Síndrome P es el 912 833 705

24 de abril de 2016

LA MORADA O COMO INTENTAR ACABAR CON UN ESPACIO DE CONVIVENCIA NO MERCANTIL

Cartel con los programas de trabajo y actividades del Centro Social Okupa La Morada

La Morada, Centro Social Okupado y Autogestionado-CSOA- es, o será mejor decir:era- un movimiento social agrupado, múltiple y con vocación democrática que ocupaba un local abandondo en la calle Casarrubuelos, un callejón medio olvidado, a medias industrial, a medias residencial, a la altura y por detrás del cruce de Fernando el Católico con Vallehermoso.El local solo era el esqueleto físico del movimiento, el soporte de una pléyade de iniciativas sociales y vecinales nacidas al calor del 15M.
  
Esta semana pasada una confusa operación que tendrá seguramente consecuencias judiciales consiguió expulsar del centro a los activistas que a lo largo de estos cuatro años han usado las instalaciones para sus actividades de todo tipo imposibles de ennumerar: lúdicas, formativas, artísticas, políticas, culturales, etc. La operación que se saldó con la detención de decenas de activistas y vecinos solidarios ha provocado reacciones críticas en los órganos de poder municipal y en el conjunto del movimiento vecinal del distrito de Chamberí.



No es el caso, no es mi pretensión, reseñar ni evaluar la naturaleza del movimiento Okupa ni por lo tanto colocarme a favor ni en contra. Solo diré lo que yo como vecino tengo observado en algunas ocasiones en las que me he pasado por el centro a participar como vecino en algunas de sus actividades. Siempre he sentido que lo mejor del barrio estaba ahi. Grupos de jóvenes, y no tan jóvenes, buscando un horizonte vital de colaboración y solidaridad entre los vecinos para organizar actividades en distintos órdenes de la vida sin el sometimiento al mercantilismo.

La globalización, la crisis económica, el deterioro ecológico, el paro estructural, la emergencia de herramientas y tecnologías como la robótica, la informática, etc  nos llevan hacia un mundo distinto en el que la propia vida social y colectiva se verá sometida a enormes presiones para entegarse atada de pies y manos al dios de los mercados. Ello derivará en un mundo de ganadores y perdedores, a una sociedad en la que enormes grupos sociales verán como la precariedad se instalará como forma de vida dominante. Ante ese panorama unas minorías muy vitales, entregadas y apasionadas quieren presentar batalla. Y ya no lo quieren hacer solo a través de la lucha política sino por medio del cambio de forma de vida. Rescatando parte de las relaciones sociales del mercado, desmercantilizando la vida diaria. Quieren cambiar el dibujo de nuestras ciudades. Variar el modelo del aprendizaje. Resolver el ocio de manera socialmente util. Ayudar a los más desfavorecidos. Ese es su programa y su concepto de lucha. Todo eso que lleva incubándose en las sociedades instisfechas de Occidente desde hace décadas viene abriéndose camino también en la España de hoy.


Lo de la ocupación de locales abandonados es lo de menos. Lo importante es el contexto social. El clima de agrupación de las personas. Sus vínculos solidarios. Y eso no lo frenan ni los desalojos ni los desahucios.
 
En prueba de ello el movimiento de La Morada se ha echado este domingo a la calle. En la calle Fuencarral estaban los vecinos de la Despensa Solidaria recogiendo víveres en la puerta del Carrefour. Estaban los bailarines de swing y de break dance practicando con los vécinos. Estaban los músicos y los de la batukada. Y los del rastrillo de ropas a distribuir gratuitamente. Y los activistas sociales y políticos. 


Un goce estar hoy en la calle con los chicos y las chicas de La Morada. Me temo que algunos van a tener que seguir aguantándoles.

21 de abril de 2016

¿Recuerdas la Pescadería Pablo en Chamberí?

¿Algún vecino se acuerda si en la calle Jordán  o en otro lugar del barrio existía en los años 40 la Pesacadería Pablo?


Un amigo del blog nos encarga una pequeña investigación. Tiene una foto familiar, la que encabeza este post. En ella aparecen tres personas en un portal al lado de la Pescadería Pablo.

Se trata de los padres de nuestro amigo. Se llamaban Pepe Mesa y Lola Blanco. Vivieron un cierto espacio de tiempo en la calle Jordán y es posible que la foto esté tomada a principios de los años 40 en esa misma calle.

La pregunta es si algún vecino reconoce el lugar de la foto. Especialmente la existencia de la pescadería ¿Pudiera ser la misma calle Jordán en su número 16? El número 16 de la calle es ahora la última finca de la calle antes de entrar en Olavide. En aquellos años ya no lo sé. Por el desnivel de la calle correspondería pero la anchura de la acera y otros detalles como la existencia del portal no parecen tener la misma correspondencia.

Esperamos que algún vecino veterano pueda facilitar pistas. Sería extraordinario poder brindar al propietario de la foto alguna precisión sobre tan bonito recuerdo familiar.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...