18 de noviembre de 2012

Nuevos vecinos en el barrio: los gitanos rumanos



Desde hace poco mas o menos dos o tres meses un numeroso grupo de gitanos rumanos se han instalado por el barrio para vivir de forma poco decorosa acampando por la plaza de Olavide en los días mas soleados y en los de lluvia bajo las marquesinas del edificio de la calle Trafalgar con Luchana donde estuvo situado un bingo años atrás. Viven de la mendicidad y de la busca y son perfectamente reconocibles por sus carritos de supermercado donde llevan sus escasas pertenencias.

La mayoría son hombres jóvenes pero tambien se encuentran en el censo algunas parejas y ancianos. Me dicen personas que tienen ciertos tratos con ellos que la mayoría proceden de Italia de donde fueron expulsados recientemente. Tienen muchos de ellos relaciones de parentesco y una cierta estructura tribal y de autoridad que organiza la mendicidad y la actividad de unos y otros. Curiosamente no hay niños entre ellos lo que causa cierta extrañeza a los especialistas en migraciones que normalmente controlan estos movimientos

No quieren tener tratos con los servicios municipales y no suelen recurrir a los circuitos públicos de la beneficiencia como los comedores sociales y los albergues.

Algunos de sus miembros mueven cantidades de dinero significativas y prueba de ello son las timbas de juego de dados que organizan a la que suelen acudir personas de los numerosos colectivos de desarraigados que pululan por el distrito.

Algunas personas me dicen que lo único que pretenden es conseguir que en algún momento les expulsen con algún dinero de indemnización por medio. Con ese dinero vuelven provisionalmente a su país y retornan posteriormente a recrear el mismo sistema de utilidades en otras ciudades. Su nomadismo tradicional les ha hecho llegar a inventarse este sistema, penoso sistema por otra parte, de vida.

Yo no puedo asegurar que las cosas sean así. Sus mayores detractores son otros rumanos sin hogar que ya llevan mas tiempo malviviendo por las calles del distrito, especialmente por la zona de Eloy Gonzalo y la calle de Fuencarral. Con estos si que he hablado y las cosas que me cuentan de sus compatriotas gitanos no son precisamente muy cariñosas.

El caso es que los vecinos suelen ver las cosas con mucha incomodidad y que son los comerciantes, los de los bares especialmente, los mas sublevados por la situación. 


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...