4 de febrero de 2013

La vida perra de los perros de la Plaza de Olavide

Foto de 1992, recién construida la zona reservada para perros

Algunos lectores del blog han recordado el invento de la primera zona canina que hubo en la plaza de Olavide en los años 90. Echan de menos la existencia de fotos relacionadas con el tema de esa época. Hoy buscando en la red para responder a una lectora que por alguna razón está interesada en el asunto, he buscado en la excelente hemeroteca digital del ABC y he encontrado la foto de arriba. Ilustra la foto la inauguración de las primeras zonas reservadas para perros en el distrito de Chamberí- posiblemente también en Madrid. Dice la noticia, fechada en Agosto de 1992


Antiguamente los perros en la plaza andaban sueltos. La existencia de puestos de mercado y de sus correspondientes basuras a lo largo de la historia de nuestra plaza era motivo de interés para la enorme cantidad de animales sin dueño que pululaban por Madrid. Tengo publicada en el blog una historia muy emotiva de la defensa de un perro cazado por los laceros del ayuntamiento en fecha tan lejana como 1911.

Pero volvamos a 1992. El caso es que la experiencia tuvo un final poco feliz. Aquella zona reservada se convirtió a los pocos años en un incordio para los vecinos, incluidos los mismos propietarios de perros. Un vecino del barrio de aquellos años nos dice "Recuerdo cuando llegué a Madrid en 1992 y me fascinó la casi selva que allí había. Años más tarde, sobre el 99 o el 2000, aquello se había convertido en una plaza dura horrenda con cierta profusión de skins.". Lo de los perros tuvo que ver mucho con aquella estampa. Se convirtió en punto de cita de decenas de propietarios de perros que aprovechaban aquel paraiso canino para sus propios rollos personales. Por mucho que la mayoría de los dueños de los perros se empeñaban en mantener la limpieza de la zona la cosa es que el deterioro  provocado por la presión "húmeda y ácida" de tanto perro marcando territorio en tan pocos metros cuadrados provocó la práctica destrucción del escaso arbolado que adornaba la plaza de tal manera que los árboles que se ven en la foto superior pasaron a mejor vida y al final del recorrido histórico de ese terreno canino solo quedaban unos míseros tocones. La valla metálica que circundaba la zona desapareció y realmente toda la plaza se convirtió en una perrera. Peleas de perros- y de humanos-, trapicheos y una especie de ceremonia botellonera antes de que el fenómeno se extendiese por todo Madrid hicieron que los vecinos se rebelasen contra tanto incordio. De esa forma se consiguió que el ayuntamiento anunciase una reforma de la plaza.

Pero hete aquí que el ayuntamiento en vez de atender las reclamaciones de los vecinos se empeño en volver a reconstruir una nueva zona canina. Aquello fue la de Dios es Cristo. Los vecinos con toda la razón del mundo se opusieron a tal desafuero y se consiguió que la primera reforma- año 99- quedase en agua de borrajas.

Esta es una foto de la reforma frustrada por la lucha de los vecinos en la que se aprecia el sinsentido de esa obra. Da la sensación de que todo el centro de la plaza se dedica a zona para perros. Aquello fue lo que sublevó a la vecindad. La foto es del archivo del diario El País.
La segunda reforma se hizo tomando más en consideración los deseos de la mayoría de los vecinos. Los dueños de perros apenas presentaron batalla, puede que hasta ellos mismos se sintieran avergonzados de la vieja situación. El caso es que hoy los perros siguen acudiendo a la plaza y mas o menos parece que se ha conseguido ordenar un poco la presencia de los mismos. Todavía de ven en cuando se ve alguno haciendo sus necesidades y sueltos hasta en las partes reservadas para los niños pero he observado que son los mismos dueños de otros perros quienes les afean su conducta. En fin, aqui paz y después gloria.

Escenas que de vez en cuando se ven en la plaza. Dueños de perros que dejan a sus mascotas sueltas en el interior de las zonas reservadas para los niños. No  suele ser habitual pero por lo que se ve algunos todavía echan de menos viejos tiempos.



Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...