2 de junio de 2011

Spantapájaros o la ciudad mutante

Cuadro de Coro López-Izquierdo que se exhibe en el centro cultural Casa de Vacas del Retiro 

Coro López Izquierdo ha sabido captar en uno de los cuadros que expone en el centro cultural Casa de Vacas del Parque del Retiro la fuerza, el encanto y a veces la desilusión que nos ofrecen las constantes mutaciones que sufren nuestras calles, nuestros comercios, los espacios de nuestra vida cotidiana.

Para los conocedores de nuestro barrio esas sensaciones son, si cabe, mas cotidianas. Vemos como tiendas de toda la vida mueren y nacen constantemente y con ellas van y llegan formatos de escaparate, decoraciones comerciales, tipografías, etc.

Lo extraño, lo curioso es cuando un nuevo comercio se encuentra con un local antiguo lleno de valores propios. Eso le pasó a nuestros vecinos de la tienda Spantapájaros en la calle Santa Feliciana. Se instalaron en un local que durante muchos años había sido una fábrica de churros y de buñuelos, un establecimiento clásico del viejo Chamberí que estuvo abierto hasta hace relativamente poco tiempo.

Optaron en un principio los de Spantapájaros por conservar parte de las señas de identidad de la vieja tienda e hicieron bien. Coro López Izquierdo supo entrever en el nuevo escaparate esa seña de identidad que definiriamos como "mutación". No era la primera vez que esto se hacía en Madrid. El caso de la tienda de semillas de la calle Hortaleza- Diez Obeso- de la que mi amigo Miguel Ángel nos habló es el mas conocido. Se transformó en una óptica pero sin perder su identidad formal, sin modificar el "contenedor".

A muchos vecinos del barrio nos encantó la idea de los decoradores de Spantapájaros de mantener a modo de "huella arqueológica" el antiguo mural superior . Hicieron transparente el cartel clásico de vidrio pintado pero conservaron el viejo nombre y su tipografía. Hicieron bien los de Spantapájaros, mucho mas tratándose de una tienda de ropa infantil a la que le convenía ese juego, esa especie de broma gráfica.

Desafortunadamente con el tiempo y seguramente atendiendo a razones de imagen de marca cubrieron la fachada con una nueva decoración frontal del escaparate. Bueno, así es la vida. Como dice Julio Iglesias, unos vienen, otros van y la vida sigue igual....

ACTUALIZACIÓN

Recibo un comentario de los actuales propietarios del negocio en en que me dicen que "nunca hemos mantenido el mural original, desde el mismo día de nuestra apertura el 9 de abril de 2010". Es cierto. Y es por ello por lo que mi comentario tiene sentido. Entre el cierre de la churrería y la apertura de la tienda de ropa de niños hubo una especie de periodo en el cual el local perteneció a una peluquería, creo que de niños precisamente. En ese periodo se respeto el rótulo del comercio anterior si bien con algunas modificaciones. 

El cuadro de la artista Coro López-Izquierdo recoge el momento en el que se incorporan los nuevos propietarios y anuncian en el escaparate mediante un cartel la próxima apertura de una tienda que se llamará "Spantajáparos". En el mismo se aprecia como en el rótulo se ha mantenido el nombre del comercio original. Los nuevos propietarios deciden, en su plena libertad, transformar el rótulo. Me informan que en el interior de la tienda se han respetado las señas de identidad del antiguo comercio en la medida que se ha podido, una vez restauradas y limpiadas debidamente las viejas instalaciones.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...