7 de noviembre de 2011

Viajes en el tiempo desde la plaza de Olavide


Parece que mañana abre la primera agencia de viajes especializada en destinos a través del tiempo. En la mismísima Plaza de Olavide, esquina a Santa Feliciana, en el mismo sitio en el que estuvo hasta hace pocos meses la librería Book Sellers. Sería la primera aplicación comercial del descubrimiento de los neutrinos como objetos mas veloces que la luz. De ese invento se derivarían consecuencias insospechadas para la física de la relatividad.

Acostumbrados como estamos los de Chamberí a mirar displicentemente los grandes avances científicos de nuestro tiempo no observamos por el momento grandes colas de gentes en la puerta del establecimiento. A mi "deme un billete al Moscú de la revolución de Octubre" diría uno de los que se concentran las mañanas de los sábados en la Asamblea Popular de Chamberí, justo enfrente de la nueva agencia. Pues a mi "un billetito, en turista si puede ser, al portal de Belén en época de Pilatos" diría un posible cliente estudioso del Evangelio.

Detalle del escaparate de la Agencia de Viajes en el Tiempo de la Plaza de Olavide. Parece la trastienda de un anticuario.

Mi amigo Santolaya, el relojero del rey, que tiene su taller a menos de cincuenta metros, y que hasta el momento era el gran especialista en cuestiónes de tiempo del barrio, del distrito y seguramente del país, debe estar escamado con el nuevo acompañamiento comercial en su misma manzana. Pensará que pudiendo viajar en el tiempo para que arreglar el reloj de pared del bisabuelo que se trajo de Cuba a principios del siglo XX si con un billetito uno puede viajar a La Habana y comprar por cuatro cuartos uno nuevecito. Dependerá del precio, digo yo.

El nombre del nuevo comercio, La Estrella, tiene todo el sabor necesario para otorgar credibilidad al invento. ¿O no se acuerdan ustedes de aquello tan poético de "he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia."?. Pues eso: ver para creer.

Mañana se abrirá el telón. Este corresponsal para territorios mas allá del tiempo solo ha podido entrevistar a un señor con corbata que salía de la tienda.
-¿Esto de que va?- le he preguntado
-No le puedo decir nada. Es un secreto que hasta mañana no se puede desvelar.

Como yo mañana no voy a estar por el barrio y la redacción se me ha quedado vacía por el puente espero que algún amable lector esté atento y nos cuente...

ACTUALIZACIÓN 9 de Noviembre 2011

Al final se ha desvelado el secreto. Todo este montaje consiste en una campaña de imagen para Cafés La Estrella. En Yorokobu explican muy bien de que va el invento.


Ojalá todas las campañas de publicidad resultasen tan evocadoras. Lo único que siento es no poder pedir un billete al único momento de la historia que me atrae como viajero: Viena 22 de Diciembre de 1808. Se estrena en el Theater an der Wien la Quinta de Beethoven...

Y yo que me había hecho ilusiones. Lo siento si a alguno de mis lectores le ha pasado lo mismo debido a mi post. La próxima vez estaré mas prevenido. Estos publicitarios no me la vuelven a colocar.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...