8 de abril de 2011

Un anticipo del verano en la plaza de Olavide

 Terrazas en la tarde de hoy.

Niños en el área de juegos. Ayer por la mañana

Estos días con los calores la plaza está sufriendo una mutación social  que no por repetida a lo largo de los años sigue causando la sensación de los propios y de los ajenos.

Las terrazas se llenan de un público heterogeneo alegre y feliz. Los de los bares hacen el agosto en abril.

A todas horas los niños llenan las zonas de juego y las familias vuelven a llamar a la plaza con el nombre de parque. Vamos al parque les dicen a los niños. Y Olavide se crece, se le hincha el pecho de orgullo madrileño.

El todo Madrid de las clases medias acecha por las aceras a la espera de mesas libres. Los músicos ambulantes afinan sus instrumentos.

Y los sintecho en un ejercicio de nomadismo inteligente han decidido abandonar sus cuarteles de invierno y marcharse de esta plaza alegre y faldicorta para buscar nuevos espacios mas recoletos en los que poder soportar su inmensa soledad. A los pobres y humillados nadie les ha invitado a este gran banquete de las tortillas, los pimientos y las ensaladas.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...