15 de marzo de 2011

La primera iglesia evangélica de la calle Trafalgar






Esta foto reproduce la capilla evangélica y la escuelas de niños de la calle Trafalgar número 34 inaugurada en 1896 y que se mantuvo en pie hasta el año 1946. La historia, terrible y dura historia de los seguidores del culto evangélico en Madrid está narrada en la página web de la Iglesia Evángelica de Trafalgar de la que he extraido la reproducción.

En la posguerra civil española se hizo muy dificil celebrar el culto en las debidas condiciones debido a la represión del régimen de Franco. Coincidía a su vez que el viejo local estaba en unas condiciones precarias. La comunidad evangélica pudo levantar en la finca contigua- en el número 32 un nuevo local de culto pero con la entrada principal por la calle Quesada, justamente detrás de Trafalgar.

Mi amigo Pablo Herrero en su blog Los Hernández, dedicado al relato de la larga y tremenda historia de su bisabuelo y de su abuelo, Luis Hernández Rico y Luis Hernández Alfonso, ha tenido ocasión de reproducir un texto de Luis Hernández Alfonso dedicado a la historia de los seguidores de las ideas protestantes en Madrid. En relación con esta iglesia de la calle Trafalgar me permito reproducir lo que de ella escribe el abuelo de Pablo en el año 1929:

"Se halla situada en la hermosa calle de Trafalgar número 34, entre la plaza de Olavide y la calle, amplia y soleada, de Eloy Gonzalo, es decir, en pleno barrio chamberilero.

Tras de una modesta verja distínguense tres pabellones: el del centro, en cuya cancela se lee: «Iglesia Evangélica», y los laterales, más elevados, y en los que sendos letreros rezan: «Colegios Evangélicos». Es curiosa la circunstancia de que cada capilla protestante de Madrid esté dotada de sus correspondientes colegios. El interior del templo es humildísimo. No se ve en él ni el hermoso presbiterio de la iglesia del Redentor, ni el púlpito de la de Jesús, ni el órgano de la del Salvador. Las paredes, pintadas en color terroso, ostentan inscripciones bíblicas. Frente a la entrada, un estrado, y encima de él, en el testero, estas palabras escritas en grandes caracteres: «Nosotros predicamos a Cristo crucificado».

En un ángulo se ve un pequeño armónium, con el cual se acompañan los coros de fieles a que tan aficionados son los evangélicos.

Delante del estrado, entre éste y las primeras filas de bancos, está el baptisterio a modo de cisterna, a cuyo fondo se desciende por unos escalones, y que ordinariamente se halla cubierto con una trampilla de madera.

Todo allí es modestísimo; sólo hay derroche de luz que penetra a raudales por las numerosas ventanas. Diríase, al contemplarlo, que todo el esfuerzos de los protestantes se ha encaminado a inundar de claridad sus templos, como pretenden hacer con las almas. He aquí un símbolo muy digno de tenerse en cuenta. Esta capilla estuvo situada anteriormente en la glorieta de Quevedo, esquina a la calle de Arapiles, donde después de alzó el estudio de Benlliure.

Fue creada por los señores Fenn en 1869, si bien no adquirió carácter fijo hasta 1871, desempeñando entonces su pastorado el señor Faithfull, junto con el Sr. Fenn. Ocurrida la muerte de éste continuó aquél hasta 1905. Durante dos años rigieron la iglesia diversos pastores, y en 1907 comenzó su pastorado D. Tomás Rhodes, que continúa actualmente en el cargo.

No tiene liturgia determinada, consistiendo los cultos en lecturas de la Biblia, cánticos y predicación. Sin embargo existen dos actos rituales: el bautismo de adultos por inmersión (siempre de personas adultas) y la comunión, que se verifica todos los domingos.

Se celebran cultos los domingos, martes y jueves."


Todo el texto reproducido en el blog tiene un altísmo interés.

En resumen, queridos vecinos, cuando ustedes pasen por delante de la actual y modesta Iglesia Evangélica de Trafalgar 32 sepan que una larga y conmovedora historia ha tenido lugar detrás de esa puerta.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...